Práctica Jurídica. Notificación por avisos

Normas Aplicables

Se regula en el artículo 54 del Código de Procedimiento Civil.

La notificación por avisos es aquella sustitutiva de la notificación personal o de la notificación por cédula, que se practica, previa orden del tribunal, con conocimiento de causa, por medio de avisos en los diarios o periódicos, cuando es necesario notificar una resolución a personas cuya individualidad o residencia sea difícil de determinar o que por su número dificultaren considerablemente la práctica de la notificación.

Esta forma de notificación es excepcional y supletoria. Es importante tener presente que la regulación procesal de la notificación por avisos comprende los siguientes requisitos: a) Que la notificación por avisos sea solicitada al tribunal; b) Que el tribunal proceda con conocimiento de causa; y c) Que el tribunal autorice la notificación por avisos.

Habiéndose solicitado al tribunal la notificación por avisos y actuando el juez con conocimiento de causa, el tribunal debe dictar una resolución dando lugar a la notificación por avisos solicitada, o sea, autorizando la notificación por aviso o denegándola. Esta resolución, técnicamente es un decreto.


Tramitación

En la práctica esta notificación suele concederse con mayor facilidad por el juez en los asuntos no contenciosos, pero en caso de asunto contencioso el juez antes de concederla procederá a solicitar que primero se agoten todos los medios legales, ya sean notificaciones y oficios a diferentes instituciones para obtener que los demandados tomen conocimientos del asunto.

Agotados todo los medios, presentada la solicitud el tribunal resolverá “notifíquese mediante avisos, debiendo publicarse por tres veces seguidas en el diario ……….”. Una vez obtenida esta resolución se debe presentar el extracto que se publicará en la oficina del secretario del tribunal para que lo certifique y una vez autorizado se puede proceder a las las publicaciones.

Posteriormente, se deben presentar ante el secretario del tribunal en formato original o copia obtenida de la página web del diario las publicaciones para que certifique en el expediente que están fueron realizadas.


¿Qué dice la doctrina?

1.- Si el decreto es denegatorio, porque altera la sustanciación regular del juicio (art.188) de tal modo, además, que hace muy difícil o imposible la continuación del proceso, dsado que habría que notificar personalmente o por cédula a personas cuya identidad es desconocida o su número es muy grande. Si el decreto da lugar a la notificación por avisos, también apelable, dado que recae sobre un trámite que no está expresamente ordenado por la ley (art.188), pero prácticamente no tiene objeto esta apelación, ya que su sola interposición produciría la notificación tácita de la resolución que se ordenó notificar por avisos (art.55) (Camiruaga, José Ramón. De las Notificaciones. Segunda Edición. Carlos E. Gibbs A., Editor. Santiago de Chile.1963. Página 364).

2.- Si el juez no hace lugar a la solicitud de notificación por avisos, este decreto también será apelable, por alterar la substanciación regular del juicio, con el agravante que, además, la continuación del juicio será prácticamente imposible al no poderse practicar ninguna notificación personal o por cédula (Román, Roberto. “De las Notificaciones Procesales”. Juritec S.A. Santiago de Chile. 1991. Página 210).