Práctica Jurídica. Demanda Reivindicatoria

Normas Aplicables

La acción reivindicatoria se regla en los artículos 889 y siguientes del Código Civil, y para su ejercicio se deben reunir los tres requisitos siguientes: 1) Que el que la ejerza sea dueño de la cosa que reivindica; 2) Que no tenga la posesión de la cosa; y 3) Que se trate de una cosa singular.

El dueño, para poder intentar la acción de dominio, debe haber perdido la posesión, o sea, debe estar desposeído. Como enseña la doctrina, dentro de la teoría subjetiva de la posesión, que es la que parece seguir nuestro Código Civil, la posesión se conforma de dos elementos, corpus y animus, lo que queda en evidencia del propio artículo 700 del referido texto, que indica que es la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor y dueño, sea que el dueño o el que se da por tal tenga la cosa por sí mismo o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre del dueño.

En cuanto a su tramitación se regla por el procedimiento ordinario conforme los artículos 253 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.


Tramitación

Se tramita de acuerdo a las normas de juicio ordinario. El plazo para interponer la demanda depende la prescripción adquisitiva del bien que se quiere reivindicar.

Una vez interpuesta la demanda se dará traslado a la contraparte para contestación. La demanda y la resolución que da curso a esta se notificará en forma personal al demandado o por el artículo 44 del Código de Procedimiento Civil. Luego de contestada la demanda, se dará sucesivamente traslado por un plazo de seis días para la réplica y duplica y, posteriormente, se llamará a las partes a conciliación.
Frustrada la conciliación el tribunal recibirá la causa a prueba, fijando los hechos sustanciales, pertinentes y controvertidos, resolución que se notificará por cédula. Si se quiere aportar prueba testimonial se deberá presentar la lista de testigo dentro de un plazo de cinco días desde la última notificación de la resolución que recibió la causa a prueba.

El termino probatorio es normalmente es de veinte días, vencido el termino probatoria, comienza a correr un plazo de diez días para realizar observaciones a la prueba, vencido el plazo la causa quedara en estado de fallo.

El fallo fijara la orden de restituir el inmueble desocupado y sin moradores en un plazo bajo el apercibimiento de ser lanzado con auxilio de la fuerza pública, restituir los frutos naturales y civiles desde la contestación, indemnizar los daños producidos y la condenación a costas.


¿Qué dice la doctrina?

1.- Naturaleza jurídica y concepto acción reivindicatoria

[El propietario reclama la cosa de que es dueño, no en virtud de un derecho personal, sino en virtud de su derecho de dominio, y que puede ejercerlo contra cualquiera que esté en posesión de la cosa, porque el Art. 889, dice que se dirige contra el poseedor de la cosa. Del artículo 889 se desprende que para que tenga lugar la reivindicación, es menester que se reúnan los tres requisitos siguientes: 1) Que el que la ejerza sea dueño de la cosa que reivindica; 2) Que no tenga la posesión de la cosa; y 3) Que se trate de una cosa singular] (Alessandri Rodríguez, Arturo. “Derecho Civil. Los Bienes”. Editorial Lex, pág.196).

[Todo derecho que es desconocido, perturbado o violado da lugar a un recurso a la autoridad del juez para que lo haga reconocer y lo ampare en su ejercicio. Esta reclamación judicial del derecho es la acción destinada a sancionarlo y a mantener al titular del derecho en el ejercicio de los poderes o facultades que sobre la cosa le corresponden en virtud de su naturaleza propia. La acción reivindicatoria conforme lo dispone el artículo 889 del Código Civil, es aquella que tiene el dueño de la cosa singular, de la que no está en posesión, para que el poseedor de ella sea condenado a restituirla.
Esta acción sigue directamente la cosa, quienquiera que sea la persona en cuyo poder se encuentre y aunque esta persona no se halle ligada por ningún vínculo de derecho con aquél a quien la acción competa; es una acción real, una acción in rem, a que se da el nombre de reivindicación, reivindicatio] (Claro Solar, Luis, “Explicaciones de Derecho Civil Chileno y Comparado”. Editorial jurídica de Chile, pág. 384).

[La acción reivindicatoria conforme lo dispone el artículo 889 del Código Civil, es aquella que tiene el dueño de la cosa singular, de la que no está en posesión, para que el poseedor de ella sea condenado a restituirla”. “Esta acción sigue directamente la cosa, quienquiera que sea la persona en cuyo poder se encuentre y aunque esta persona no se halle ligada por ningún vínculo de derecho con aquél a quien la acción competa; es una acción real, una acción in rem, a que se da el nombre de reivindicación, reivindicatio] (Claro Solar, Luis “Explicaciones de Derecho Civil Chileno y Comparado”. Editorial jurídica de Chile, pág.384).

2.- Objeto de la acción reivindicatoria

[El objeto de la acción reivindicatoria es, según sea esto, reclamar la posesión de la cosa, o más propiamente, la cosa misma, ya que con relación a ella ejerce los actos el poseedor. Dijimos que lo normal era que la posesión y el dominio se encontraran reunidos en una sola mano pero que podía darse el cas o de que una persona perdiera la posesión de una cosa, conservando el dominio de ella. Se ha roto en este caso el estado normal y corriente de las cosas, y en estas circunstancias, la ley autoriza al propietario para reclamar la cosa de quien la tenga.

Entonces, el objeto de la reivindicación no es, como vulgarmente se cree, el derecho de dominio; no es ese derecho lo que se reclama, porque si fuera el dominio lo que se ha perdido, no podrían ejercitarse estas acciones que competen al dueño de la cosa] (Alessandri Rodríguez, Arturo. “Derecho Civil. Los Bienes”. Editorial Lex, págs.198 y 199).

3.- Accion reivindicatoria sobre mero tenedor

[La acción reivindicatoria contemplada en el artículo 915 del Código Civil exige no solamente que se acredite la calidad de injusto detentador del demandado, sino también que se pruebe el dominio por parte de quien intenta la acción, lo que no se ha hecho en estos autos. Es más, acreditar el derecho de dominio implica no solo demostrar la adquisición válida del bien de quien se presenta como actual titular, sino también el derecho de sus antecesores hasta el plazo de diez años contados hacia atrás desde la fecha de su título, lo que permitiría concluir que el actual titular deriva su derecho de los anteriores, a lo menos, por el tiempo necesario para prescribir] (Alessandri Arturo y Somarriva Manuel. “Tratado de los Derechos Reales. Bienes”. Editorial Jurídica de Chile, págs. 274 y 278).

4.- Prestaciones mutuas

[El citado artículo 925 sólo hace aplicables las reglas sobre prestaciones mutuas, establecidas en el párrafo 4º del Título XII del Libro II del Código Civil, contra el mero tenedor que no es poseedor, pero no le otorga la correspondiente acción en el carácter de reivindicatoria, en razón de que el poseedor inscrito conserva la posesión de la cosa y el tenedor de ella no tiene el ánimo de señor, aunque resista injustamente la entrega] (Claro Solar, Luis, “Tratado de Derecho Civil”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 458).

[Las prestaciones mutuas dan lugar a una liquidación en que, después de efectuadas las compensaciones, una de las dos partes resultará con un saldo en contra. Tal saldo es, en definitiva, la única suma que deberá pagar el reivindicador o el demandado, según el caso] (Alessandri Arturo y Somarriva, Manuel. “Tratado de los Derechos Reales. Bienes”. Editorial Jurídica de Chile, pág.299).