Práctica Jurídica. Contrato de trabajo. Anexos y modificación

Normativa

Conforme el artículo 11 del Código del Trabajo, las modificaciones del contrato de trabajo se consignarán por escrito y serán firmadas por las partes al dorso de los ejemplares del mismo o en documento anexo.

Por otra parte, no será necesario modificar los contratos para consignar por escrito en ellos los aumentos derivados de reajustes de remuneraciones, ya sean legales o establecidos en contratos o convenios colectivos del trabajo o en fallos arbitrales o en acuerdos de grupo negociador. Sin embargo, aun en este caso, la remuneración del trabajador deberá aparecer actualizada en los contratos por lo menos una vez al año, incluyendo los referidos reajustes.


Alteración de condiciones del contrato de trabajo

La regla general es que los derechos y obligaciones del empleador y los trabajadores contenidos en el contrato del trabajo sólo puedan modificar de común acuerdo por ambas partes y no en forma unilateral.

No obstante, la legislación laboral –artículo 12 del Código del Trabajo– permite las siguientes alteraciones por parte del empleador, sin requerir consentimiento del trabajador, lo que se denomina en el ámbito de la práctica laboral “Ius variandi”:

a) El empleador podrá alterar la naturaleza de los servicios o el sitio o recinto en que ellos deban prestarse, a condición de que:

– Se trate de labores similares,
– El nuevo sitio o recinto quede dentro del mismo lugar o ciudad
– Sin que ello importe menoscabo para el trabajador.

Constituye menoscabo todo hecho o circunstancia que determine una disminución en el nivel socioeconómico del trabajador en la empresa, tales como mayores gastos, una mayor relación de subordinación o dependencia, condiciones ambientales adversas, disminución del ingreso, diversa frecuencia de turnos, etc.

Menoscaba el que disminuye, quita parcialmente, reduce, acorta, deteriora, desluce, mengua a otro, respecto de quien tiene compromisos que le impiden actitud otra que la de preservar la integridad de lo disminuido, quitado, reducido, acortado, deteriorado, deslucido o menguado, por lo que en cada caso concreto deberá analiazarse si la medida que adopta el empleador en los casos señalados constituyen o no “menoscabo” para el trabajador.

b) Por circunstancias que afecten a todo el proceso de la empresa o establecimiento o a alguna de sus unidades o conjuntos operativos, podrá el empleador alterar la distribución de la jornada de trabajo convenida hasta en sesenta minutos, sea anticipando o postergando la hora de ingreso al trabajo, debiendo dar el aviso correspondiente al trabajador con treinta días de anticipación a lo menos.

Cabe agregar que el trabajador afectado podrá reclamar dentro del plazo de 30 días hábiles (excluidos los domingos y feriados) a contar de la ocurrencia de la medida que adopta el empleador cuando se altera la naturaleza o sitio de la prestación de servicios o de la notificación del aviso de modificación de la jornada.

El reclamo se presentará ante la Inspección del Trabajo a fin de que éste se pronuncie sobre el cumplimiento de las condiciones señaladas, pudiendo incluso recurrirse de su resolución ante el Juzgado de Letras del Trabajo.

En lo que atañe a quien es está habilitado para presentar el reclamo por modificación unilateral de contrato de trabajo es el trabajador afectado, lo que es coherente con el carácter personal del interés jurídico protegido por la norma, como es regular el cambio de las condiciones de trabajo convenidas en el contrato individual de trabajo.

No obstante la Dirección del Trabajo –Ord. N°5030. 26 de octubre 2017– no impide que el trabajador afectado requiera a la organización sindical a la que se encuentre afiliado, el ejercicio de la acción señalada, toda vez que resulta plenamente aplicable como función de las organizaciones sindicales “representar a los trabajadores en el ejercicio de los derechos emanados de los contratos individuales de trabajo, cuando sean requeridos por los asociados”.