Práctica Jurídica. Demanda indemnización perjuicios responsabilidad extracontractual

Normas Aplicables

La responsabilidad extracontractual tiene su fuente en el hecho ilícito civil culposo o doloso. Es precisamente el artículo 2314 del Código de Bello, el que consagra que “el que ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización; sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito o cuasidelito”.

Las normas posteriores de dicho título regulan la responsabilidad civil por hecho propio y ajeno y entre otros aspectos, la prescripción de dicha acción.

En el ámbito procesal, las normas aplicables son las del procedimiento ordinario de los artículos 253 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

Tramitación

Se tramita de acuerdo a las normas de juicio ordinario y se debe cargar el escrito y, en lo posible, los documentos fundantes de la acción a través de la OJV.

El plazo para interponer la demanda es 4 años desde se manifestaron los perjuicios y una vez interpuesta la demanda se dará traslado para contestación, la demanda y la resolución que da curso a esta se notificará de forma personal o conforme el artículo 44 del Código de Procedimiento Civil, posterior a la contestación se dará sucesivamente traslado para la réplica y duplica.

Luego se llamará a las partes a conciliación por el tribunal, frustrada la conciliación el tribunal recibirá la causa a prueba resolución que se notifica por cedula, si se quiere presentar prueba testimonial se debe acompañar la lista de testigo en un plazo de 5 días desde la última notificación de la resolución que recibió la causa a prueba, posteriormente se procede con el termino probatorio que normalmente es de 20 días, vencido el termino probatorio comienza a correr un plazo de 10 días para realizar observaciones a la prueba, vencido el plazo la causa quedara en estado de fallo.


 ¿Qué dice la doctrina?

[A partir de la década de los 60, en el siglo pasado, la creación continua de factores de riesgo producto del desarrollo económico y tecnológico propio de nuestra era, ha generado nuevas tendencias, al principio inorgánicas, que han llevado a la configuración de formas de atribución de responsabilidad diversas de la culpa o derechamente sin culpa. Es el caso de las hipótesis de culpa infraccional o culpa contra la legalidad, en que la declaración de ilegalidad de una conducta lleva implícita la declaración de que dicha actuación ha sido culpable, como ya lo apuntaban Planiol y Ripert, entre los clásicos. En estos casos, “en la medida que la culpa es concebida como una infracción a un deber de cuidado, son irrelevantes las circunstancias subjetivas en cuya virtud se produjo la contravención] (Barros Bourie, Enrique. “Tratado de Responsabilidad Extracontractual”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 99).

[En las hipótesis de culpa contra la legalidad la responsabilidad no se transforma en objetiva, sino que debe haber culpa y ésta ha de ser probada, sin que sea suficiente la existencia de un acto material contrario a la norma. Cita la doctrina, entre los supuestos de responsabilidad sin culpa, los daños por el uso de vehículos motorizados (art. 174 de la ley N° 18.290), energía nuclear (arts. 49 y ss. de la Ley N° 18.302), navegación aérea (arts. 142 y ss. y 155 y ss. del Código Aeronáutico), obras de construcción (art. 18 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones) y la responsabilidad civil especial por productos defectuosos (art. 47 de la ley N° 19.496)] (Corral Talciani, Hernán. “Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 215)

[La culpa extracontractual no admite graduación. Así se ha establecido que no cabe hablar de graduación de la culpa cuasidelictual o aquiliana. “Ella es una y no tiene rangos como sucede tratándose de la culpa contractual. Tampoco, creemos nosotros, tiene sentido alguno recurrir a la disposición conforme a la cual la “culpa grave equivale al dolo” en materia civil (artículo 44 inciso primero del Código Civil). Lo anterior porque las consecuencias de un delito y un cuasidelito civil son las mismas –obligación de indemnizar los perjuicios-, y además, porque si no cabe graduación, mal se puede hablar en materia cuasidelictual de culpa grave] (Rodríguez Grez, Pablo. “Responsabilidad Extracontractual”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 183).

[La culpa radica en el incumplimiento de una expectativa de comportamiento, cual es, la conducta de la organización empresarial que la víctima tenía derecho a esperar (Barros Bourie, Enrique. “Tratado de Responsabilidad Extracontractual”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 196).

[La declaración de ilegalidad de una conducta lleva implícita la declaración de que dicha actuación ha sido culpable, porque lo ilegal siempre lleva el sello de la culpa, de modo que la culpa civil puramente infraccional, como es el caso que nos ocupa, no requiere ser completada con una imputación subjetiva del ilícito. En la medida que la culpa es concebida como infracción a un deber de cuidado, son irrelevantes las circunstancias subjetivas en cuya virtud se produjo la contravención. En definitiva, la infracción a una norma legal o administrativa solo es expresiva de culpa cuando la regla contravenida tiene el fin preciso de evitar accidentes o daños sufridos por el demandante (Barros Bourie, Enrique. “Tratado de Responsabilidad Extracontractual”. Editorial Jurídica de Chile, pags. 97 y ss.).

[La previsibilidad está presente en dos aspectos estructurales de la responsabilidad extracontractual. En primer lugar, la previsibilidad es inherente a la culpa. Ésta consiste en no prever lo que una persona razonable habría podido prever (así se ha sostenido en Sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepción, 29 de marzo de 1962, Revista de Derecho y Jurisprudencia, t. 54, sec. 4a, p. 21; Sentencia de la Corte Suprema, 7 de abril de 1958, Revista de Derecho y Jurisprudencia, t. 65, sec. 1a, p. 35; Sentencia de la Corte Suprema, 23 de enero de 1975, FM, N” 194, p. 292; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepción, 7 de noviembre de 1985, Revista de Derecho y Jurisprudencia, t. 82, sec. 4a, p. 288)] (Banfi del Río, Cristián. Revista Ius et Praxis. Año 18. Nº 2, pags. 31 y 32).

[La previsibilidad es un criterio jurídico que, aplicado particularmente a la causalidad adecuada, ayuda a atemperar los efectos de la condictio sine qua non, de manera de imputar al autor los daños que son no sólo consecuencia necesaria sino también directa de su hecho. Por consiguiente, el autor del ilícito no responderá de los daños imprevisibles porque no pudo anticiparlos ni controlarlos, esto es, escaparon al curso normal de los acontecimientos. Así, el autor del cuasidelito no responde de los daños agravados por una condición particular de la víctima que aquel desconocía, como tampoco de eventos que intervinieron con posterioridad en la cadena causal iniciada por el hechor (Corral, Hernán. “Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 151 y ss.). 


Para tener en cuenta

Hay que tener en cuenta el plazo de prescripción de la acción indemnizatoria, ya que la jurisprudencia ha fijado diversos criterios en relación a: La oportunidad desde la que se cuenta y aquella en que la víctima percibe el daño y, por otra parte, el cómputo del plazo de prescripción cuando se trata de víctimas menores de edad.