Práctica Jurídica. Se cite a absolver posiciones

Normas Aplicables

Se regula en los artículos 385 al 402 del Código de Procedimiento Civil y artículos 157, 1701 y 1703 del Código Civil.

El artículo 385 señala que “fuera de los casos expresamente previstos por la ley, todo litigante está obligado a declarar bajo juramento, contestada que sea, la demanda, sobre hechos pertenecientes al mismo juicio, cuando lo exija el contendor o lo decrete el tribunal en conformidad al artículo 159. Esta diligencia se podrá solicitar en cualquier estado del juicio y sin suspender por ella el procedimiento, hasta el vencimiento del término probatorio en primera instancia, y hasta antes de la vista de la causa en segunda. Este derecho sólo lo podrán ejercer las partes hasta por dos veces en primera instancia y una vez en segunda; pero, si se alegan hechos nuevos durante el juicio, podrá exigirse una vez más”.

Por su parte, el artículo 386 indica que “los hechos acerca de los cuales se exija la confesión podrán expresarse en forma asertiva o en forma interrogativa, pero siempre en términos claros y precisos, de manera que puedan ser entendidos sin dificultad”, añadiendo el artículo 387 que “mientras la confesión no sea prestada, se mantendrán en reserva las interrogaciones sobre que debe recaer”.

Cabe indicar que el artículo 391 precisa que “la declaración deberá prestarse inmediatamente, de palabra y en términos claros y precisos. Si el confesante es sordo o sordo-mudo, podrá escribir su confesión delante del tribunal o ministro de fe encargado de recibirla o, en su caso, se aplicará lo dispuesto en el artículo 382. Si se trata de hechos personales, deberá prestarse afirmándolos o negándolos. Podrá, sin embargo, el tribunal admitir la excusa de olvido de los hechos, en casos calificados, cuando ella se funde en circunstancias verosímiles y notoriamente aceptables. En todo caso podrá el confesante añadir las circunstancias necesarias para la recta y cabal inteligencia de lo declarado.

El artículo 392 añade que “Puede todo litigante presenciar la declaración del contendor y hacer al tribunal las observaciones que estime conducentes para aclarar, explicar o ampliar las preguntas que han de dirigírsele. Puede también, antes que termine la diligencia y después de prestada la declaración, pedir que se repita si hay en las respuestas dadas algún punto obscuro o dudoso que aclarar”.

Si el litigante -conforme lo indican los artículos 393 y 394 del Código de Procedimiento Civil- citado ante el tribunal para prestar declaración no comparece, se le volverá a citar bajo apercibimiento y si el litigante no comparece al segundo llamado, o si, compareciendo, se niega a declarar o da respuestas evasivas, se le dará por confeso, a petición de parte, en todos aquellos hechos que estén categóricamente afirmados en el escrito en que se pidió la declaración. Si no están categóricamente afirmados los hechos, podrán los tribunales imponer al litigante rebelde una multa que no baje de medio sueldo vital ni exceda de un sueldo vital, o arrestos hasta por treinta días sin perjuicio de exigirle la declaración. Si la otra parte lo solicita, podrá también suspenderse el pronunciamiento de la sentencia hasta que la confesión se preste”.

Cuando el interrogado solicite un plazo razonable para consultar sus documentos antes de responder, podrá otorgársele, siempre que haya fundamento plausible para pedirlo y el tribunal lo estime indispensable, o consienta en ello el contendor. La resolución del tribunal que conceda plazo será inapelable”.

Es oportuno considerar que ella comprende la declaración que hace una parte de la verdad de los hechos que le son desfavorables y son favorables a la otra parte.

El artículo 1713 del Código Civil, en su inciso primero, dispone que la confesión relativa a un hecho personal de la misma parte que la presta por sí, o por medio de apoderado especial, o de su representante legal, producirá plena fe contra ella, aunque no haya principio de prueba por escrito; salvo que se dé alguno de los casos reglados en el primer inciso del artículo 1701 de la citada codificación u otro que las leyes exceptúen.

A su turno, el artículo 399 de la compilación procesal regula lo pertinente a la apreciación de la fuerza probatoria de la confesión judicial, y en ese contexto ordena al tribunal atender a lo estatuido en el artículo 1713 recién aludido y demás disposiciones legales pertinentes, acotando que aun en caso que los hechos confesados no sean personales del confesante o de la persona a quien representa, también producirá prueba la confesión.


Tramitación

Presentada la solicitud y acompañado el sobre con el pliego de posiciones respecto del cual se debe solicitar sea guardado en custodia, el tribunal resolverá “como se pide, comparezca personalmente a absolver posiciones ………..” fijando en la misma resolución audiencia para el quinto día hábil contado desde la notificación del absolvente y señalando la hora para tal efecto.

Esta resolución se notificará por cédula al absolvente.

La absolución se rinde a través de receptor judicial, quien ese día solicitará autorización al juez y procederá a abrir el sobre de posiciones frente a las partes y sus apoderados, y dirigirá las preguntas al absolvente.

Las partes pueden solicitar aclaración respecto a las respuestas planteadas en forma poco entendible.

Cabe destacar que conviene solicitar que el absolvente declare en forma personal y que las posiciones sean redactadas en términos categóricos o asertivos.


¿Qué dice la doctrina?

1.- Concepto y naturaleza

[La confesión comprende la declaración que hace una parte de la verdad de los hechos que le son desfavorables y son favorables a la otra parte] (Alessandri, Arturo – Somarriva, Manuel. “Derecho Civil. Parte Preliminar y Parte General”. Editorial Jurídica Conosur Ltda., pág. 479).

2.- Tipos de confesión judicial

[La confesión judicial puede haberse prestado en juicio voluntaria o espontáneamente, o bien de manera provocada. Se presta voluntariamente por la parte, cuando en cualquiera de sus escritos o comparecencias verbales reconoce un hecho de los controvertidos en el juicio que produce consecuencias jurídicas en su contra. Esta confesión judicial voluntaria o espontánea no se halla reglada especialmente en la ley pero su existencia se deduce de los prescrito en el artículo 313 del Código de Procedimiento Civil, y en cuanto a sus requisitos de validez y efectos, estimamos que se rige por los mismos principios de la confesión judicial provocada] (Casarino Viterbo. Mario. “Manual de Derecho Procesal”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 92).

[La fuerza probatoria de la confesión judicial espontánea o provocada prestada acerca de hechos personales del confesante, sea por sí, por apoderado especial o por representante legal, está dada por los artículos 1713 del Código Civil y 399 y 400 del Código de Procedimiento Civil, en cuanto produce plena prueba en contra del que confiesa, salvo los casos en que la confesión no es admisible como medio probatorio] (Rodríguez Papic, Ignacio. “Procedimiento Civil. Juicio Ordinario de Mayor Cuantía”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 220).

3.- Indivisibilidad de confesión

[El fundamento de este principio radica en la igualdad procesal de las partes, ya que si el requirente hace plena fe de la sinceridad del confesante, este también tiene derecho a ser creído con igual criterio de veracidad en toda su declaración y no sólo en parte de ella] (Rioseco Enríquez, Emilio. “La Prueba ante la jurisprudencia. Tomo II”. Editorial Jurídica de Chile, págs. 298 y ss.).