Práctica Jurídica. Medida prejudicial: Prohibición de celebrar actos y contratos

Normas Aplicables

Se regula en los artículos 302, 273 al 279, 280, 287, 290, 296 y 298 del Código de Procedimiento Civil.

El artículo 296 del Código de Procedimiento Civil señala que “La prohibición de celebrar actos o contratos podrá decretarse con relación a los bienes que son materia del juicio, y también respecto de otros bienes determinados del demandado, cuando sus facultades no ofrezcan suficiente garantía para asegurar el resultado del juicio. Para que los objetos que son materia del juicio se consideren comprendidos en el número 4° del artículo 1464 del Código Civil, será necesario que el tribunal decrete prohibición respecto de ellos”.

Por su parte, el artículo 297 agrega que “Cuando la prohibición recaiga sobre bienes raíces se inscribirá en el registro del Conservador respectivo, y sin este requisito no producirá efecto respecto de terceros. Cuando verse sobre cosas muebles, sólo producirá efecto respecto de los terceros que tengan conocimiento de ella al tiempo del contrato; pero el demandado será en todo caso responsable de fraude, si ha procedido a sabiendas”.

Finalmente, el artículo 298 prescribe que “las medidas de que trata este Título se limitarán a los bienes necesarios para responder a los resultados del juicio; y para decretarlas deberá el demandante acompañar comprobantes que constituyan a lo menos presunción grave del derecho que se reclama. Podrá también el tribunal, cuando lo estime necesario y no tratándose de medidas expresamente autorizadas por la ley, exigir caución al actor para responder de los perjuicios que se originen”.


Tramitación

Presentada la solicitud el tribunal resolverá “para resolver previamente ríndase fianza ofrecida a fin de garantizar los resultados del juicio en conformidad a lo dispuesto en el artículo 279 N°2 del Código de Procedimiento Civil”. Con ella, el fiador ya puede concurrir al tribunal para que el secretario del mismo proceda con la certificación de que se rindió la fianza.

Con la certificación efectuada, el tribunal resolverá a la solicitud de medida prejudicial “como se pide concédase la medida precautoria de celebrar actos y contratos, sin previa notificación, ampliándose el plazo hasta por 30 días”.

Con la resolución pronunciada ya se puede encargar la diligencia al receptor, para que proceda a inscribir en el registro de prohibiciones e interdicciones del Conservador de Bienes Raíces, si se trata de un inmueble, la medida prejudicial.

La contraparte una vez notificado de la medida o cuando tome conocimiento de esta puede oponerse. En ese caso, se dará origen a incidente ordinario.