Práctica Jurídica. Gestión preparatoria. Desposeimiento finca hipotecada

Ver Ingreso a OJV

El escrito se ingresa en la pestaña “Ingresar/Demanda Recurso”, la competencia civil, la Corte de jurisdicción del Tribunal. 
En procedimiento, debe seleccionarse gestión preparatoria y en materia N03, “Desposeimiento. Notificación de”.
Luego de “agregar”, se completan los datos de las partes y se sigue el proceso de envío.

Normas Aplicables

Se encuentra regulada en los artículos 434 y siguientes y, particularmente en los artículos 758 al 763 del Código de Procedimiento Civil, como asimismo en los artículos 2407 al 2434 del Código Civil.

De los artículos 758 y 759 del Código de Procedimiento Civil se desprende que el objeto de la acción de desposeimiento es el de obtener que se desposea al poseedor de la finca hipotecada, y habiéndose ejercido en este caso la acción ejecutiva, el acreedor pretende que se desposea al demandado con el objeto de proceder a la venta de dicho inmueble y de pagarse con lo que se produjere.

En cuanto a los requisitos, de debe acompañar el título en que se funda. Así para perseguir la finca hipotecada debe acreditarse previamente la existencia de la obligación principal según lo prescriben los artículos 2.428 y 2.429 del Código Civil; 758 y 759 del de Procedimiento Civil y la acción de desposeimiento se tramita en conformidad a las reglas del juicio ejecutivo cuando el acreedor puede hacer valer sus derechos en esa misma forma en contra del deudor principal. Ello ocurre cuando la obligación principal conste de un título que lleve aparejada ejecución, cuando la obligación sea exigible y no esté prescrita.

Asimismo, se exige la notificación al tercer poseedor de la finca hipotecada. No es procedente en el caso del tercer poseedor de la finca hipotecada, iniciar en su contra el procedimiento ejecutivo reservado a perseguir el cumplimiento de obligaciones de carácter indubitable, que se han convenido por las partes en forma fehaciente, o declaradas por la justicia en los casos y con las solemnidades que la ley señala, establecido en el Título I del Libro III del Código de Procedimiento Civil, ya que un procedimiento destinado a obtener de su parte el cumplimiento de la obligación que cauciona la finca hipotecada que se encuentra poseyendo, sólo puede tener lugar una vez que se ha verificado la notificación previa de desposeimiento prevista en el artículo 758 del Código de Procedimiento Civil, en la medida que dicho tercero no pague o no abandone el bien raíz y siempre que el título que sirva de fundamento a la acción tenga el carácter de ejecutivo.


Tramitación

Se trata de una gestión preparatorio que comienza con la presentación de la solicitud al tribunal, el que resolverá “Notifíquese al tercer poseedor, para que en el plazo de diez días hábiles pague la deuda o abandone ante el Tribunal la finca hipotecada, bajo apercibimiento si así no lo hicieren se le desposeerá de la misma para hacer con ella pago al acreedor”.

Una vez pronunciada esta resolución, ya se puede encargar la notificación de apercibimiento al receptor judicial, notificando al tercer poseedor personalmente o por la notificación del artículo 44 del Código de Procedimiento Civil y, una vez trascurrido el plazo legal, se deberá presentar escrito solicitando que se certifique que el demandado no pagó la suma ni abandono el inmueble dentro del plazo.

Una vez evacuada dicha gestión, queda preparada la vía ejecutiva y se podrá entablar acción para el desposeimiento, la que se someterá a las reglas del juico ordinario o ejecutivo según sea la calidad del título en que se funde, la regla general es por juicio ejecutivo y podrá procederse contra el tercer poseedor en los mismo términos que podría accionar al deudor personal.


¿Qué dice la doctrina?

1.- [La acción hipotecaria, y las demás que proceden de una obligación accesoria, prescriben junto con la obligación a que acceden”. Se trata de una aplicación prístina del adagio accesorium sequitur principale. De ahí que se concluya que las obligaciones accesorias prescriban junto con aquella principal, lo que expresa, para la hipoteca, el artículo 2434 inciso 1º del Código Civil. Es doctrina jurisprudencial entre nosotros que no puede haber prescripción separada o independiente de la acción hipotecaria, sino que ella sólo se produce si prescribe la obligación caucionada] (Domínguez Águila, Ramón. “La prescripción extintiva. Doctrina y Jurisprudencia”. Editorial Jurídica de Chile, pág. 220).

2.- [Es una cuestión controvertida entre los autores, si la interpelación judicial hecha al deudor principal, o el reconocimiento de la deuda hecha por él, interrumpe la prescripción contra sus cauciones] (Pothier, Robert-Joseph “Traité des obligations”. Dalloz, pag. 353).

3.- [El efecto relativo de la interrupción da lugar a algunas dudas frente a las cauciones constituidas por terceros; por ejemplo, si se trata de una cláusula penal, una hipoteca, una prenda constituida por otros para garantizar una deuda ajena, o en que el bien afecto a la garantía ha pasado a pertenecer a una tercera persona (poseedor de la finca hipotecada), o finalmente, en la fianza que siempre es constituida por alguien ajeno a la deuda principal. En todas estas situaciones el efecto relativo de la interrupción ya señalado nos llevaría a concluir que la acción intentada contra el tercero no interrumpe la prescripción de la obligación principal, y a la inversa la intentada contra éste no interrumpiría la prescripción de la obligación accesoria. Sin embargo, hay que tener presente, en primer lugar, que el artículo 2519, al consagrar el efecto relativo de la interrupción, sólo se refiere al caso de la pluralidad de acreedores y deudores y no a las obligaciones de garantía, y, en seguida, que el artículo 2516 fue bien claro en orden a que éstas prescriben conjuntamente con la obligación a la que acceden. Si la interrupción afectara a la obligación principal, y no a la caución, ésta prescribiría antes que aquélla, y viceversa. Ha sido la posición de nuestros tribunales en un caso relativo a un tercer poseedor de la finca hipotecada] (Abeliuk, René. “Las Obligaciones”. Editorial Jurídica Ediar Conosur Limitada, pág. 784).

4.- [El procedimiento de la Ley de Bancos altera igualmente el que se debe seguir en contra de las personas que hemos señalado, de tal modo que al tercer poseedor ya no será necesario notificarle la gestión previa del artículo 758 del Código de Procedimiento Civil a fin de que pague la deuda o abandone ante el juzgado la propiedad hipotecada, sino que se le requerirá de acuerdo a lo dispuesto en la Ley General de Bancos] (Mellado Fontenelle, Miguel. “La acción de desposeimiento contra terceros poseedores de la finca hipotecada o acensuada”, Facultad de Derecho – Universidad de Chile, pág. 127).


Para Tener en cuenta

La interrupción de la prescripción respecto del deudor, provoca la interrupción respecto del tercer poseedor del inmueble hipotecado y a la inversa la interrupción de la prescripción respecto del tercer poseedor del inmueble hipotecado provoca la interrupción respecto del deudor y, consecuencialmente, y en estricta lógica, respecto de un eventual posterior tercer poseedor de la finca hipotecada.