Sumario:

La autorización para retirar la causa y el pagaré para su fotocopia con el objeto de presentar demanda ejecutiva de desposeimiento contra otra demandada, así como la designación de nuevo abogado patrocinante y apoderado, no son útiles para evitar que proceda la sanción procesal de abandono del procedimiento, pues ella no tiende dar curso progresivo a éste.


Santiago, dos de diciembre de dos mil siete.
Vistos y teniendo presente:
1º.- Que en este juicio ejecutivo Rol N° 45.122 seguido ante el Primer
Juzgado Civil de Cauquenes por el Banco de Santiago en contra de Distribuidora de Productos del Sur Limitada y otras, la ejecutante recurre de casación en el fondo en contra de la sentencia de segunda instancia que revocó la de primera que rechazó el incidente de abandono de procedimiento y en su lugar lo acogió;
2º.- Que el recurrente sostiene que se han infringido los artículos 153 inciso segundo y 160 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto este juicio no estuvo paralizado por un lapso superior a tres años debido a que su parte realizó gestiones útiles, cuales son la solicitud de autorización para retirar por ministro de fe el expediente y pagaré para su copia autorizada con el objeto de presentar una demanda ejecutiva de desposeimiento, y la designación de un nuevo abogado patrocinante. Agrega que también ha realizado gestiones en otras causas seguidas en contra de la misma deudora, sus avales o fiadores solidarios e interponiendo acciones de desposeimiento en contra de las entidades que tiene en su poder los inmuebles;
3.- Que en la sentencia cuestionada, los jueces del grado han concluido que la solicitud mediante la cual la ejecutante solicita autorización para retirar la causa y el pagaré para su fotocopia con el objeto de presentar demanda ejecutiva de desposeimiento contra otra demandada, así como la designación de nuevo abogado patrocinante y apoderado, no son útiles para evitar que proceda la sanción procesal de abandono del procedimiento, pues ella no tiende dar curso progresivo a éste; ar 4°.- Que, de conformidad con lo reseñado en el motivo que precede, se observa que los sentenciadores han claramente hecho una correcta aplicación de la normativa atinente al caso de que se trata, toda vez que del mérito de los antecedentes no consta que el ejecutante, quien conservaba el impulso procesal del pleito, haya practicado diligencias útiles conducentes a la prosecución del juicio, encontrándose éste paralizado desde el 10 de julio de 2000 fecha en que se realizó la última gestión útil en el proceso, consistente en una presentación del ejecutante mediante la cual solicita certificar que la ejecutada no opuso excepciones y pide citar a las partes a oír sentencia, de manera que habiéndose solicitado el abandono el 22 de julio de 2003, ha transcurrido en exceso el término de tres años a que se refiere el artículo 153 del Código de Procedimiento Civil, careciendo las demás invocaciones efectuadas, de la entidad suficiente para interrumpir el plazo señalado, teniendo además presente que la última actuación en el cuaderno de apremio antes de solicitarse el abandono del procedimiento es la notificación del mandamiento de ejecución y embargo con fecha veinte de enero de dos mil. Por ende, procede el rechazo del recurso de casación en estudio por cuanto adolece de manifiesta falta de fundamento.
Por estas consideraciones y en uso de las facultades que confiere el artículo 782 del Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo interpuesto en lo principal de fojas 66, en contra de la sentencia de quince de julio de dos mil ocho, escrita a fojas 54.
Regístrese y devuélvase, con sus agregados.
Nº 6.502-2008.
Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros
Sres. Sergio Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M. Sr. Pedro Pierry A. y Abogados Integrantes Sres. Oscar Herrera V y Hernán Álvarez G.
Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola Herrera Brummer.