Sumario:

Dentro del grado de certeza de una resolución judicial, es evidente la existencia de interpretaciones que permiten concluir una decisión distinta a la dictada, pero ello no implica que la facultad que tiene el juez, aun en el evento de haberse realizado una audiencia anterior de conciliación válida, quede inhibida de llamar a una nueva conciliación, porque así se lo permite el artículo 262 inciso final del Código de Procedimiento Civil que dispone: “El precedente llamado a conciliación no obsta a que el juez pueda, en cualquier estado de la causa, efectuar la misma convocatoria, una vez efectuado el trámite de contestación de la demanda. Entonces, lo anterior permite concluir que el juez dentro de sus facultades privativas accedió a la solicitud del demandante siendo ésta una gestión útil, sobre todo si es la propia demandada en el comparendo de conciliación que deja expresamente constancia “que su representada está dispuesta a conversar en el futuro por un posible avenimiento, una vez consultado los organismos superiores correspondiente”. Constituye en este contexto y la naturaleza de la demanda, gestión útil el llamado del tribunal a las partes para que lleguen a una conciliación, en un procedimiento de dilatada tramitación de más de seis años.


Concepción, dieciocho de enero del año dos mil diez.
VISTO Y TENIENDO PRESENTE:
1.- Que el incidente de abandono del procedimiento presentado por la parte demandada se basa fundamentalmente en que la parte demandante con fecha 27 de mayo de 2008, solicitó nueva audiencia de conciliación por no haber sido notificado el demandado principal o a su apoderado, esto es, don Luis Bugmann Luchsinger. El Tribunal accedió a dicha petición fijando nueva audiencia para conciliación para el 5 de junio de 2008 notificándose al demandado señor Bugmann Luchsinger esta vez por cédula, audiencia a la que asistió solamente la parte demandante.
Sostiene, que el señor Bugmann, quien no había dado cumplimiento a la carga procesal de fijación de domicilio, quedó válidamente notificado de conformidad al artículo 53 del Código de Procedimiento Civil de la primitiva audiencia de conciliación ordenada el 22 de de octubre de 2007 y 27 de diciembre de 2007 que modificaba su realización para el 15 de enero de 2008,
Añade, que con posterioridad a la solicitud de la demandante, de fecha 27 de mayo de 2008, la que accede a ella, la gestión de notificación por cédula al señor Bugmann y la audiencia misma que se verificó el 5 de junio de 2008 son todas inútiles, porque es erróneo e improcedente en derecho, pues la audiencia ya se había verificado en el proceso con ambos demandados válidamente notificados, por cédula su compareciente y por el estado diario el demandado señor Bugmann.
Concluye, que ya sea se considere el 22, 27 de octubre de 2007, ó 15 de enero de 2008 fecha correcta de la audiencia de conciliación, lo cierto es que entre cada una de esas fechas y el día 30 de octubre de 2008 en la que se solicitó la recepción de la causa a prueba, transcurrieron más de 6 meses sin que se hubieren efectuado por las partes gestiones útiles para dar curso progresivo a los autos, pues la actuación del 27 de mayo de 2008 y 5 de junio de 2008 son inútiles y en consecuencia no son interruptivas del abandono del procedimiento.
2.- Que el primer llamado a conciliación a las partes el 27 de diciembre de 2007, se notificó al Señor Bugmann por el estado diario y a la demandada “Bienestar Social de la Segunda Zona Naval” por cédula a su abogado don Ramón Domínguez Águila, el que se llevó a efecto el 15 de enero de 2008 con la asistencia del abogado de la parte demandante y el apoderado señalado de la demandada.
3.- Que el 27 de mayo de 2008 la parte demandante solicita nueva audiencia de conciliación fundado en que a la citación primitiva de conciliación el 27 de diciembre de 2007, solamente se notificó al representante legal de la demandada solidaria, esto es, a la Dirección de Bienestar Social de la Armada de Chile y no se citó previamente al demandado principal o a su apoderado, don Luis Bugmann Luchsinger, agregando que lo hacía para evitar la presentación de cualquiera incidencia posterior.
La resolución recaída en la referida solicitud por el tribunal el 28 de mayo de dos mil ocho, fue como se pide fijándose la audiencia de conciliación.
4.- Que como se puede observar el juez de primer grado para resolver la petición lo hizo aceptando los fundamentos esgrimidos por el solicitante, vale decir, que no se había citado previamente al demandado principal o a su apoderado don Luis Bugmann Luchsinger, y para evitar nuevas incidencias. En esta decisión adoptada por el a quo, ya constaba en el expediente que en su primera presentación el demandado Bugman a fojas 48 (Cuadernos originales) había fijado domicilio en calle Perquenco Nº 297, y su abogado en Concepción calle Lincoyán 181.A.
5.- Que dentro del grado de certeza de una resolución judicial, es evidente la existencia de interpretaciones que permiten concluir una decisión distinta a la dictada, pero ello no implica que la facultad que tiene el juez, aun en el evento de haberse realizado una audiencia anterior de conciliación válida, quede inhibida de llamar a una nueva conciliación, porque así se lo permite el artículo 262 inciso final del Código de Procedimiento Civil que dispone: “El precedente llamado a conciliación no obsta a que el juez pueda, en cualquier estado de la causa, efectuar la misma convocatoria, una vez efectuado el trámite de contestación de la demanda.
Entonces, lo anterior permite concluir que el juez dentro de sus facultades privativas accedió a la solicitud del demandante siendo ésta una gestión útil, sobre todo si es la propia demandada en el comparendo de conciliación de 15 de enero de dos mil ocho (fojas 586 cuaderno original) que deja expresamente constancia “que su representada está dispuesta a conversar en el futuro por un posible avenimiento, una vez consultado los organismos superiores correspondiente”.
Constituye en este contexto y la naturaleza de la demanda, gestión útil el llamado del tribunal a las partes para que lleguen a una conciliación, en un procedimiento de dilatada tramitación de más de seis años.
6.- Que, finalmente, en la etapa judicial que se encontraba el juicio de conformidad artículo 268 del Código de Procedimiento Civil, en relación al artículo 318 del mismo Código, el impulso procesal de recepción de la causa a prueba estaba entregado al tribunal, por lo que no procede aplicar la sanción de abandono del procedimiento, que está concebida por el legislador como consecuencia del desinterés de las partes en proseguir las actuaciones de juicio, lo que del fragor de la contienda que se observa en el mismo no es tal.
7.- Que el documento acompañado por la parte demandada a fojas 114 en esta instancia, no altera lo anteriormente concluido.
Por estos fundamentos, disposiciones legales citadas, SE CONFIRMA la resolución de veinticuatro de diciembre de dos mil ocho, escrita a fojas 60 de estas compulsas.
No se condena en costas del recurso al apelante, por estimar que tuvo motivo para alzase.
Devuélvase con su custodia.
Rol Nº1725-2009.